Entorno

Belorado al natural

Emplazado en la Sierra de la Demanda, a la sombra de sus majestuosas y frecuentemente cumbres nevadas, se combina una serie de elementos paisají­sticos que convierten a la zona en un atractivo paraí­so natural. La Sierra de la Demanda ofrecerá al visitante una enorme diversidad botánica en sus frondosos u umbrí­os bosques de hayas y acebales, entre los que se encuentran los de Puras de Villafranca, Eterna y San Vicente; estos bosques destacan por su pureza y antigüedad, así­ como en las dehesas de robledales, pinares y bosques de abedules. La variada fauna que habita tan intrincado paisaje, famoso por los cotos de jabalí, corzo y ciervo, destacando en relación a este último la espectacular sensación que produce verles en el cortejo de apareamiento (berrea) desde finales de septiembre hasta principios de noviembre.

Tras la inclusión de la zona en el GR-180 se abre una diversidad de PR con un gran valor para los excursionistas dado que son rutas para hacer en el dí­a. Todas ellas están balizadas según norma europea y con su correspondiente punto de GPS, para que no haya perdida posible. Entre estos PR (pequeñas rutas) destacan las rutas circulares de Puras, Eterna y Belorado, siendo asimismo ramificaciones que conecta en algún punto o varios con la Senda del Oso. Todas ellas cuentan con una distancia que varí­a entre los 12 y 16 km., y un nivel medio; las subidas a altas cumbres son más largas y algo más de dificultad.

Debido a nuestra excepcional localización cabe la posibilidad de poder acercarse, a pocos minutos en coche, hasta la Sierra de la Demanda riojana, al pico San Lorenzo, y a la estación de esquí­ de Valdezcaray, así como a San Millán de la Cogolla y Atapuerca cuna del castellano, y Patrimonio de la humanidad respectivamente.

Cabe destacar nuestro emplazamiento dentro del Camino de Santiago, con numerosos recursos artí­ticos para poder contemplar.

Recursos Artísticos

La localidad de Belorado conserva la tí­pica construcción y connotaciones del enclave urbano nacido al amparo de una castillo; su trazado es irregular debido a su originario carácter militar. Todavía hoy conserva restos de primitiva fortaleza y cuenta aun con varias casas blasonadas y otros con entramado de madera, destacando su plaza porticada.

Las ruinas del CASTILLO se asientan sobre un elevado escarpe bajo el cual se localizan varias cuevas, algunas de las cuales según la tradición sirvieron de eremitorio a San Caprasio, Santa Pí­a y San Valentí­n.

LA IGLESIA DE SAN PEDRO. Renovó su fabrica totalmente en el siglo XVII. La capilla mayor está presidida por un soberbio ejemplar del retablo dieciochesco de estilo rococó labrado por “Los Solanas”, maestros de la villa. En la capilla de la Adoración se encuentran varios bustos de santos y reliquias de los Mártires de Cárdena, trasladados de la iglesia de Santa María.

IGLESIA DE SANTA MARÍA. Iglesia de estilo renacentista construida en el siglo XVI. Fue oroginariamente la capilla del castillo a cuyo pie se encuentra. Destacan las capillas funerarias de Santiago del sigo XVI, la de los Mendoza, en las que sobre un sepulcro se aprecia un bello lienzo del renacimiento atribuido erróneamente a Berruguete.

El templo está presidido por una gran retablo barroco donde se ubica la bella imagen del siglo XIII de la Virgen de la Capilla.

Más importantes son dos tablas pintadas de estilo flamenco-castellano del siglo XV y escuela burgalesa restos de un primitivo retablo.

EL CONVENTO de las Monjas Clarisas. Su origen se remonta a los primero siglos de la cristiandad. Lugar donde se asienta la iglesia de Nuestra Señora la Bretona, de planta de cruz latina, de única nave y de bóvedas planas y estrelladas correspondientes al siglo XVI. Se accede a la misma a través de un amplio zaguán que sirve de pórtico, y la portada es de estilo plateresco de los siglos XVI-XVII. Conserva un interesantísimo retablo mayor de caracteristicas barrocas clasistas. En la parte del coro, en el lado de la capilla de la Epístola, ha sido descubierta una pequeña celosí­a en piedra de estilo flamí­gero. El convento fue refundado en 1358.

La villa de Belorado cuenta con una importante juderí­a que los historiadores sitúan en lo que hoy se conoce como el barrio El Corro.

LA IGLESIA DE SAN VICENTE DEL MONTE. Visigótica del siglo VI posee restos romanos

En la ermita de NUESTRA SRA: DE BELEN estaba situada la cofradí­a de Santiago de origen medieval. El edificio es una antigua construcción rehecha en el siglo XVII tras haber quedado destruida como consecuencia de un incendio.

Cuenta con un bonito camaró­n en donde se venera con devoción una imagen de la Virgen vestida a la moda del siglo XVIII.

ANTIGUO HOSPITAL DE PEREGRINOS. En el solar que actualmente ocupa la residencia de ancianos hubo en su tiempo una iglesia que acogía el hospital de peregrinos.

La localidad está enclavada en el Camino de Santiago (Patrimonio de la Humanidad). Siguiendo la N-120, el visitante llegará a otro gran e importante Patrimonio de la Humanidad, los yacimientos arqueolígicos de la Sierra de Atapuerca.

Comunicaciones

El núcleo de Belorado se encuentra en la provincia de Burgos, a 48 km. De la capital, en pleno Camino de Santiago, carretera nacional 120, siendo la cabecera comarcal de la Riojilla burgalesa.

El termino municipal de Belorado tiene una superficie de 57,2 km2 limitando al este con las poblaciones más importantes de Villamayor del Rio, Redecilla del Camino, Santo Domingo de la Calzada; al sur con San Miguel de Pedroso, Pradoluengo, Santa Cruz del Valle Urbión; al norte con Cerezo de Rí­o Tirón, Briviesca, al oeste Tosantos, Villafranca de Montes de Oca, y a 48 km Burgos.

Las entidades locales menores que forman parte del termino municipal son:
Eterna a 13 km
Quintanaloranco a 14 km
Puras de Villafranca a 8 km
Loranquillo a 15 km
Castil de Carrias a 12 km

Desde Burgos
En Coche
Tomamos na N-20 desde Burgos dirección Logroño, pasamos por el puerto de la Pedraja, Villafranca de Montes de Oca, Tosantos y llegamos a Belorado.

En autobus.
Hay autobuses diarios entre Burgos y Santo Domingo de la Calzada, pasando por Belorado. Hay cinco horarios diferentes de lunes a sábados. Duración del viaje de 45 minutos.

Desde Logroño
En coche
Por la N-120 dirección Burgos a unos 65 km pasando por Santo Domingo de la Calzada

3 En autobús
La empresa jimenez realiza viajes diarios entre Burgos y Logroño, realizando varias paradas, una de ellas en Belorado. Duración del viaje de una horarios

Desde Bilbao
En coche
Tomamos la autopista A-68 con dirección Logroño, y nos salimos en Haro. Luego dirección Santo Domingo de la Calzada, unos 6 km antes de llegar hay un desví­o a la derecha para tomas la N-120 y Belorado se encuentra a 23 km. Duración del viaje, una hora larga.

En autobús
La empresa unión Alavesa realiza una viaje diario a Belorado. Duración del viaje 2 horas aproximadamente.

Sierra de la Demanda

Sierra de la Demanda

En el norte del Sistema Ibérico, la Sierra de la Demanda, conocida por los romano como montes Distercios, guarda en buen estado de conservación una excelente muestra de ambientes naturales com la alta montaña ibérica y los bosques caducifolios de melojos y hayas.

Entorno fí­sico

La Sierra de la Demanda, así­ denominada a causa de un antiguo litigio territorial, se localiza en la porción noroeste de la cordillera montañosa del Sistema ibérico; dividida a su vez entre las provincias de La Rioja, Burgos y una pequeña esquina de Soria

Fiel testigo de epocas pasadas, la huella de frí­os hielos cuaternarios se pone de manifiesto en determinados lugares donde se sitúan circo de origen glaciar, cabeceras de valle en forma de anfiteatro , y diminutas cuencas lacustres u hoyas de montaña como las de las lagunas de Urbión y Pozo Negro.

Entre las actividades humanas cabe destacar una creciente implantación del turismo como motor económico. Los pastizales todaví­a son aprovechados por el ganado lanar y vacuno. También existe algo de ganado equino.

Flora y fauna

La gran diversidad de bosques, dispuestos según la orientación y la altitud de estos relieves riojanos de la cordillera Ibérica, siempre compensa al naturalista o excursionista que los visita. Todo un mundo vegetal se despliega ladera abajo, desde los pastizales propios de las cumbres, pasando por hayedos, pinares, rebollares, melojales y quejigales, hasta alcanzar los encinares que cubren los piedemontes de la Sierra de la Demanda.

Adentrarse en la Sierra a primeras o a últimas horas del día por rincones poco frecuentes por el ser humano, puede convertirse en garantí­a para tener un encuentro secreto y fugaz con su múltiples moradores silvestres. Dentro de la fauna podemos destacar la ardilla, el sigilos gato montes, el abundante jabalí­, manadas de ciervos reintroducidos y numerosos corzos. Los altos cielos son el espacio reservado para el buitre leonado, el águila culebrera, y la calzada. Mientras, en el fresco y oscuro interior de las hayedos tienen su ideal acogida aves tí­picas del centro de Europa, tales como el halcón abejero, la chocha perdiz o becada, el alcaudí­n dorsirrojo, y diversas avecillas entras las que cabe mencionar al camachuelo. Las cumbres, prados y brezales de altura tienen un morador de excepción: las pediz pardilla, que se diferencia de la perdiz roja, por su cabeza de color castaño pálido. En el farallón más oculto, el búho real observará con atención los movimientos de sus presas, siempre bajo la estrategia de ver sin ser visto. La nutria, el desmán de los Pirineos, la trucha comen y otras especies piscí­colas como la madrilla, el piscardo o el barbo culirroyo o de cola roja, se convierten en grandes indicadores de la pureza de las aguas y riberas fluviales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies